¿Qué implicaciones tienen los ERTEs?

Implicaciones de los ERTEs

En estas últimas semanas hay un término que hemos oído en repetidas ocasiones que se ha convertido en uno de los temas por excelencia del confinamiento: ERTE. Pero, ¿sabemos realmente a qué hace referencia y las implicaciones que tiene en nuestro día a día? En este artículo trataremos de explicar todos los detalles paso a paso.

¿Qué es un Expediente de Regulación de Empleo Temporal?

El ERTE se recoge dentro de los procedimientos de regulación de empleo y hace referencia al proceso que deben seguir las empresas cuando como consecuencia de causas económicas, técnicas, organizativas o de producción deban realizar una suspensión total de los contratos de trabajo o una reducción de la jornada de sus empleados.

En el caso de que una empresa haya declarado el ERTE motivada por las circunstancias concretas derivadas de la crisis del coronavirus, este expediente se englobaría en la tipología de fuerza mayor, que se regula de acuerdo a lo estipulado por las autoridades laborales competentes en el Real Decreto-Ley 8/2020.

¿Cuánto dura un ERTE por coronavirus?

En el caso de los ERTEs solicitados como consecuencia del coronavirus, la duración de los mismos dependerá del período de duración del estado de alarma y sus posibles prórrogas, que deberá indicarse en el documento de solicitud. No existe una duración máxima determinada, pero en este documento inicial debe darse a conocer tanto la fecha de inicio, que puede coincidir o no con la fecha de declaración del estado de alarma o ser posterior, y la fecha de fin.

¿Qué empresas pueden presentar un ERTE por coronavirus?

Pueden presentar un ERTE por fuerza mayor las empresas que cumplen alguno de los supuestos recogidos en el Real Decreto-Ley 8/2020:

  • Empresas a las que tanto antes como después de la declaración del estado de alarma, no les resulta posible desarrollar su actividad por una decisión adoptada por parte de la Administración Pública.
  • Empresas afectadas por razones extraordinarias y urgentes vinculadas con el contagio o aislamiento preventivo (decretado por las autoridades sanitarias).
  • Empresas que se vean obligadas a suspender su actividad como consecuencia del cierre de locales de afluencia pública, restricciones del transporte público o falta de suministros que impida gravemente la continuidad de la actividad, siempre que estas causas sean consecuencia directa del COVID-19.

Si quieres conocer las actividades que se recogen, puedes consultar este documento publicado por el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

Obligaciones de la empresa al declarar un ERTE

Al solicitar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, la empresa tiene la obligación de cumplir ciertos aspectos de cara a los trabajadores y a las autoridades competentes. En este sentido, ¿cuáles son estas obligaciones?

¿Debe indemnizar la empresa a los empleados?

No. Ya que se trata de un estado temporal del contrato, la empresa está exenta de la retribución a los empleados en concepto de indemnización por la pérdida del trabajo o la reducción de la jornada.

¿Debe notificar a los empleados de la solicitud del ERTE?

Sí. La empresa está obligada a notificar al empleado del tipo de ERTE al que se acoge, bien de reducción de jornada o bien de suspensión total del contrato. En este sentido, será la empresa la encargada de hacer la solicitud formal a las autoridades y el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) se encargará de la tramitación del ERTE una vez aprobado, por lo que el empleado queda exento de la necesidad de realizar cualquier trámite.

Derechos de los empleados

Una vez contempladas las obligaciones de las empresas, vamos a profundizar en cuáles son los aspectos que más interesarían a los empleados en caso de producirse un ERTE en su empresa.

¿Se deja de cobrar durante el tiempo que dure?

No. En el caso de una reducción de jornada, la empresa contratante se hará cargo del pago de la parte proporcional al tiempo trabajado y el SEPE se hará cargo de la retribución restante en concepto de paro. Por su parte, en el caso de un ERTE de suspensión total de empleo, el SEPE será el encargado de retribuir al trabajador en concepto de paro.

El subsidio por desempleo será del 70% de la base reguladora durante los seis primeros meses en paro, y el 50% a partir del séptimo mes.

¿La empresa puede dar de baja a los empleados en la Seguridad Social?

No. Durante un ERTE el trabajador sigue siendo parte de la plantilla, independientemente de que en las medidas recogidas en el Real Decreto-Ley 8/2020 la empresa quede exonerada del pago de las cotizaciones a la Seguridad Social.

¿Es necesario haber cotizado el mínimo para cobrar?

Por norma general, para poder cobrar la prestación por desempleo es necesario haber llegado a la cotización mínima; sin embargo, y ante la envergadura de la situación derivada por la crisis del coronavirus se ha decretado que no es necesario que el empleado llegue a este mínimo para poder disfrutar del paro.

Además, esta situación de desempleo no consume paro del acumulado que pueda tener un trabajador por los años previos trabajados en esta empresa o en sus puestos de trabajo previos.

¿Pueden despedirme definitivamente durante el ERTE?

No. Toda empresa que se acoja a un ERTE por coronavirus está en la obligación de mantener a los empleados en plantilla hasta al menos seis meses desde la reanudación de la actividad. Sin embargo, sí pueden producirse despidos objetivos o disciplinarios.

En el caso de trabajadores temporales, el contrato finalizará tras el periodo que se estipule en el mismo, no teniendo la empresa obligación de prorrogarlo si no alcanzara los seis meses.

Esperamos haber resuelto las posibles dudas en torno a este tema del que tanto hemos oído hablar y que ya parece formar parte de nuestro vocabulario cotidiano.