Cómo hablar del sueldo en una entrevista de trabajo

Cómo hablar del sueldo en una entrevista de trabajo

Pongámonos en situación: primera entrevista de trabajo. Desde el punto de vista del candidato el sueldo es un aspecto importantísimo a tener en cuenta, pero delicado a la hora de tratar. ¿Debo sacar el tema del salario si el entrevistador no lo hace? ¿Qué debo responder si me preguntan por mis expectativas salariales? Estas son algunas de las preguntas que os hacéis antes de ir a una entrevista laboral y que se deben tener claras para abordarlas de una forma correcta.

¿Se debe tratar el tema del sueldo en la primera entrevista? La respuesta es sí. Pero cuidado con cómo se hace. 

Veamos algunos consejos sobre cómo tratar el tema del salario en una entrevista de trabajo.

Situación A: ¿Qué debo responder cuándo en una entrevista de trabajo me preguntan por mis expectativas salariales?

  1. Primera regla. No contestar con indiferencia o ignorancia. Nunca decir que no lo sabes, no lo habías pensado o no te lo habías planteado. Si contestas demuestras seguridad, conocimiento sobre el puesto al que optas e interés.
  2. La contestación. Es mejor que no sea una cifra exacta. Indica una banda salarial, entre un mínimo aceptable y un máximo al que te gustaría llegar.
  3. Investigación. Para aportar unas cifras razonables debes investigar antes de acudir a la entrevista de trabajo. Hay que conocer el salario laboral medio del puesto y – si puedes- tener alguna referencia de lo que paga la empresa. Si las expectativas son muy altas, hay riesgo de no ser elegido por razones de costes, pero si se espera cobrar muy poco el entrevistador puede entender que el candidato no se valora o que no tiene el perfil profesional adecuado, ya sea por escasa formación o por falta de cualidades.

Situación 2: Cómo sacar el tema del sueldo en una entrevista de trabajo

  1. Situación ideal. La mejor opción es enlazar el tema del sueldo con uno que tenga relación para que no quede forzado. Por ejemplo, si el entrevistador pregunta cuál ha sido tu último trabajo y cuál era su parte negativa, puedes mencionar varios aspectos y entre ellos incluir el salario, posteriormente decir algo así como: “Por cierto, ahora que hablamos de ello, en la oferta de trabajo no especificaba la remuneración económica de este puesto, ¿podría saberla?”.
  2. Evitar la ansiedad. Si no surge ningún tema relacionado con el que poder hablar del sueldo de una forma fluida, los entrevistadores suelen dedicar un tiempo para preguntas o dudas. Prepárate antes de la entrevista varias preguntas y entre ellas una relacionada con el sueldo. Por ejemplo, puedes preguntar sobre las condiciones laborales en general.
  3. Mostrar interés. Durante la entrevista muestra interés por el trabajo a desempeñar, por la estabilidad del puesto y por la empresa. Como ya hemos comentado, investiga sobre ella, de esta forma podrás hacer preguntas que demuestren ese interés. Por ejemplo: “He visto en su página web que uno de los servicios que lleváis a cabo es XXX, ¿estaría dentro de mis competencias?”. Si demuestras interés y posteriormente preguntas por el salario no darás la sensación que lo único que te importa es el sueldo.

Ya sea la situación 1 o la situación 2 la que se te presente en una primera entrevista de trabajo, una de las claves más importantes es la actitud.

Demuestra honestidad, humildad, interés, pro actividad y sentido común.

Al fin y al cabo, las condiciones pueden ser negociables, y no todas las retribuciones tienen que ser necesariamente en dinero. Por ejemplo, las vacaciones, el horario, el ambiente de trabajo, la libertad en la toma de decisiones… hay muchos aspectos que pueden mejorar la cantidad a percibir, y en la entrevista hay que mostrar la intención de querer conseguir ese puesto de trabajo, y si no estás de acuerdo con el salario ofrecido, tener la predisposición de intentar llegar a un acuerdo.

¿Buscas trabajo?

En Gestora Laboral Mediterránea te asesoramos y resolvemos todas las dudas que puedas tener en materia de búsqueda de empleo.