como diagnosticar el sindrome de burnout

¿Qué es el síndrome de bornout? ¿Cómo diagnisticarlo y combatirlo?

La palabra inglesa «burnout» puede traducirse al español como «quemado». Por eso, cuando se habla del «síndrome de burnout», se hace referencia a aquellas personas que viven una situación de agotamiento continuado en el trabajo. 

El síndrome de burnout es una de las enfermedades laborales que peores consecuencias tiene, tanto desde el punto de vista físico como psicológico, ya que afecta a la esfera profesional y personal de los trabajadores. 

Reducir el estrés y la sobrecarga de trabajo son dos de los pilares fundamentales para prevenir la aparición de este síndrome, aunque no son los únicos. Es importante identificar sus síntomas, como la depresión o la ansiedad, que ocasionan una gran parte de las bajas laborales en nuestro país.

sindrome burnout

¿A quién afecta el síndrome de burnout? 

El síndrome de burnout se considera un trastorno emocional, fuertemente vinculado con el entorno laboral y que aparece de forma progresiva.

El estrés es una reacción normal del cuerpo cuando percibe un desafío. Si se produce en el ámbito laboral en forma de pequeños episodios, puede ser positivo. Sin embargo, cuando la situación de estrés es continuada, las personas pueden manifestar consecuencias físicas, como el cansancio o el nerviosismo. Esto habitualmente deriva en una disminución de la productividad, malas relaciones en el trabajo, poca autonomía, etc. 

El síndrome de burnout afecta a trabajadores de todos los sectores, aunque es más habitual en perfiles profesionales vocacionales (médicos, profesores, enfermeros, etc.) o que desempeñan su labor de cara al público.

En el año 2019, la OMS reconoció el burnout como enfermedad laboral y, como tal, en 2022 será incluido en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos (CIE-11). 

Síntomas del síndrome de burnout: 12 señales

Hoy desde GLM te traemos las principales señales que pueden alertarnos sobre la presencia de este síndrome en el trabajo: 

  1. Cansancio y agotamiento continuado.
  2. Falta de realización personal. 
  3. Falta de iniciativa en el trabajo. 
  4. Baja autoestima.
  5. Nerviosismo y taquicardias.
  6. Falta de concentración.
  7. Insomnio.
  8. Dolor de cabeza.
  9. Bajo rendimiento y baja productividad.
  10. Comunicación deficiente con el equipo de trabajo.
  11. Irritabilidad y comportamientos agresivos con compañeros y superiores. 
  12. Absentismo laboral. 

¿Se puede prevenir el síndrome de burnout?

El síndrome de burnout se caracteriza por ser un proceso que va creciendo de manera progresiva.

Al principio, el trabajador puede notar dificultades para resolver problemas y ejecutar tareas que antes le resultaban sencillas. 

Conforme pasa el tiempo, la frustración  está cada vez más presente, lo que deriva en un estado continuo de agotamiento. Cuando está más avanzado, pueden aparecer síntomas más graves, entre ellos la depresión. 

Al igual que muchas otras enfermedades emocionales asociadas al trabajo, el síndrome de burnout puede prevenirse, siempre que seamos conscientes de sus riesgos y estemos atentos a los síntomas que hemos descrito. La situación de cada trabajador dentro de la empresa también será clave para prevenir su aparición.

Los esfuerzos para que el trabajador “no se queme» tienen que comenzar en el seno de la empresa, desde donde se deben evaluar aquellas situaciones que pueden generar estrés y ansiedad. 

En algunas organizaciones, se ponen a disposición de los empleados herramientas para afrontar el estrés (técnicas de relajación, terapias, etc.), se ajustan las expectativas de los trabajadores y se promueven hábitos saludables para facilitar la realización personal del equipo humano de la empresa. 

bornout

Otras acciones que pueden prevenir la aparición del síndrome de burnout son: 

  • Ser asertivo. Es decir, debemos aprender a comunicarnos y a expresar nuestras ideas ante nuestros compañeros y superiores.
  • Poner límites. Esto implica saber delegar, no comprometernos a hacer cosas sobre las que realmente no nos sentimos capacitados/preparados o poner límites claros entre la vida personal y la profesional. 
  • Ajustar nuestras expectativas. O lo que es lo mismo, debemos marcarnos objetivos claros y que podamos conseguir a corto y medio plazo. No debemos olvidar que las expectativas laborales deben ayudarnos a crecer a todos los niveles, y que nunca deben ser un freno para nuestro avance personal o profesional.
  • Reciclarse y buscar programas de formación para mejorar nuestras habilidades o perspectivas de futuro.
  • Aprender a relajarnos realizando deporte o actividades dirigidas, como pueden ser el yoga o pilates.
  • Reforzar nuestras relaciones personales y nuestras acciones recreativas. Los vínculos sociales funcionan como un apoyo frente a las situaciones de estrés laboral, mientras que las actividades de ocio son una manera de despejar nuestra mente y desconectar de las rutinas diarias.

Por último, si piensas que puedes sufrir síndrome de burnout y crees que no puedes gestionar esta situación por ti mismo, consulta con profesionales sanitarios. Ellos te recomendarán un tratamiento adecuado y te darán las pautas a seguir.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram

¿Qué son las soft skills y por qué son tan importantes? ¿Qué soft skills son las más demandadas en 2022?

Adapta tu empresa a la Reforma laboral

¿Quieres estar al día?

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas las últimas novedades de nuestro blog.

Categorías