Cómo hacer una buena carta de presentación

Consejos para hacer una buena carta de presentación y tener éxito en un proceso de selección.

La carta de presentación es un documento que aporta información sobre nosotros y que complementa nuestro CV.

Mientras que el Currículum da una información algo más esquematizada, para que las personas que se encargan del proceso de selección de una oferta de trabajo puedan conocer el perfil del candidato o candidata de una forma fácil, rápida y “de un solo vistazo”. La carta de presentación te permite mostrar de una forma más extendida y subjetiva cómo eres.
En este post hablaremos de Cómo Redactar una Buena Carta de Presentación. 

Carta de Presentación

En una carta de presentación podemos intentar “vendernos” con mayor facilidad que en un CV, ya que podemos hacer uso de esa “labia” para poder enfatizar unas experiencias sobre otras o, poner de relieve cuáles son nuestros puntos más fuertes como trabajadores y como posibles empleados. Desde reforzar el aspecto social, hasta hacer énfasis en nuestras capacidades de cálculo.

La carta de Presentación será redactada en función de qué queremos conseguir. ¿Qué aspecto deseas destacar de tu personalidad, formación y experiencia?

Además, hay que tener en cuenta que la carta de presentación no tiene el mismo peso en cada cultura laboral.

Del mismo modo que no será tan importante para un sector como para otro, tampoco se le da la misma importancia en un país que en otro. Por ejemplo, en países como Francia o Bélgica cobra muchísima importancia en los procesos de selección de personal. En España, cada vez es más común que se pidan cartas de presentación a la hora de optar a un puesto de trabajo.  Y si no te la piden, ¿qué puedes perder con ella? En todo caso te aporta un “plus” en tu entrevista de trabajo.

Consejos para escribir una buena Carta de Presentación

1. Personaliza tu Carta de Presentación

Uno de los errores que más se suele cometer es el de reutilizar una misma carta de presentación para varios procesos de selección. Debes dirigirla  a la empresa que ha creado el puesto de trabajo al que aspiras. No importa que ya tengas una redactada para una anterior oferta de trabajo similar, cada una debe ser única.

Infórmate sobre la empresa, sobre sus valores e intenta resaltar los aspectos de tu personalidad que estén relacionados con ellos. Expón tu experiencia en el sector y porqué eres el candidato/a perfecto/a para el trabajo.

2. La Estructura de tu Carta de Presentación

La estructura clásica de una carta de presentación constaría de: un primer párrafo en el que nos presentásemos y explicásemos el envío de la candidatura, un segundo párrafo para explicar nuestra trayectoria profesional hasta el momento y, también, explicar al responsable de recursos humanos a quien dirigimos la carta que le estamos enviando el CV de forma adjunta. Por último, lo normal es que en el último párrafo hagamos constar nuestro interés por el puesto e intentemos dar una explicación sobre por qué queremos este puesto de trabajo y no otro.

3. Innovación. Una Carta de Presentación original

Sin embargo, en un mundo con cartas de presentación tan semejantes las unas a las otras, los empleadores cada vez valoran más las que se salen del marco establecido.

También, hay que tener en cuenta a qué sector estamos postulando. Así, de cara a postular a un banco quizás optar por una carta de presentación innovadora no sea la mejor idea, mientras que si lo hacemos para una compañía de publicidad, es casi una condición necesaria. Así, podemos optar por una carta con infografías o dibujos y elementos gráficos; por una postal o incluso por hacer una pequeña historia de nuestra vida. Al final, el objetivo es doble: atrapar la atención del seleccionador y convencerlo de que somos la mejor opción.

¿Buscas trabajo?

En Gestora Laboral Mediterránea te asesoramos y resolvemos todas las dudas que puedas tener en materia de búsqueda de empleo.