Malos hábitos en el trabajo

Malos hábitos en el trabajo

A veces por dejadez, otra veces porque no nos damos cuenta, vamos adoptando algunos malos hábitos en el trabajo que, no solo hacen que seamos menos productivos y felices en nuestra jornada laboral, si no que incluso pueden hacer que peligre nuestro puesto de trabajo. Como nadie quiere que pase ninguna de las dos cosas en este post vamos a identificar algunos de esos malos hábitos para que te sea más fácil eliminarlos.

Malos Hábitos en el Trabajo. Cómo Identificarlos.

Los malos hábitos durante tu jornada laboral afecta a tu salud mental y física además de a la eficacia de tus labores, a la relación con tus compañeros y con tus jefes. ¡Todo es negativo! Así que mejor que te deshagas de ellos lo antes posible.

Si estás buscando trabajo, atento y atenta. Aprende estos malos hábitos en el trabajo y evítalos desde el primer día en tu nuevo empleo. No hay nada mejor que empezar con buen pie.

A continuación os hablamos de 6 malos hábitos en el trabajo, pero si conocéis alguno más no dudéis en compartirlo con nosotros a través de los comentarios de este mismo post.

El desorden.

Tener tu zona de trabajo desordenado es señal de falta de implicación. Da muy mala imagen, así que procura dejarte un par de minutos al final de tu jornada laboral para ordenarla. Además, tener demasiadas cosas en tu campo de visión, puede distraerte.

Multitarea.

Por querer ahorrar tiempo, a veces no se hacen las cosas como tocan. ¿Quieres ocuparte de varias tareas al mismo tiempo? Piensa si es mejor hacer primero una y luego la otra.

Lo que te recomendamos es que apuntes la prioridad de tus tareas y vayas tachando las que ya has hecho. ¡Ya verás que tu productividad aumentará!

Utilizar el móvil personal.

Según distintos estudios, recurrimos al móvil entre 80 y 110 veces al día, y somos un 26% más productivos si no lo tenemos a mano en el trabajo.

Así que, a no ser que esperes una llamada urgente, quítale la voz y consúltalo solo en tus descansos.

Las redes sociales. 

Otra de las distracciones más comunes durante la jornada laboral son las redes sociales. Al igual que con el móvil, es mejor solo consultarlas durante tus descansos, ya que estar pendientes de ellas todo el día además de bajar tu concentración, hace que parezca que no te importa la tarea que estás llevando a cabo.

Comer mal. 

Todo depende del tipo de trabajo que ejecutes, si consumes más energía debes darle a tu cuerpo los nutrientes suficientes para recuperara y poder seguir con la jornada laboral, si consumes menos, la necesidad será menor. Eso sí, el hecho de que lleves a cabo un trabajo muy físico no significa que debas hincharte a productos procesados e insanos.

Come sano, alimentos no muy pesados y la cantidad idónea para no sentirte como un “globo”. Una digestión pesada puede fastidiarte el resto del día.

Además, tómate tu tiempo para comer. Descansa, recupera energías y desconecta un poco de tus tareas.

* En en siguiente enlace encontrarás recetas saludables para llevar al trabajo.

Dejar el deporte. 

Vale, es posible que tengas un horario complicado y que no tengas mucho tiempo para practicar deporte, o que acabes muy cansado del trabajo y solo te apetezca sentarte en tu sofá, pero debes hacer un esfuerzo y dedicarle como mínimo 2 o 3 veces a la semana a practicar algún tipo de ejercicio físico. Puede ser yoga, salir a correr, caminar, ir al gimnasio o a nadar. Lo que más te guste.

No te olvides que el esfuerzo físico es necesario para la oxigenación del cerebro, además de que te ayuda a producir endorfinas que disminuirán el estrés.

Si evitas estos malos hábitos, no solo serás más productivo en tu trabajo si no que te sentirás mucho mejor contigo mismo. ¡Ánimo!

¿Buscas trabajo?

En Gestora Laboral Mediterránea te asesoramos y resolvemos todas las dudas que puedas tener en materia de búsqueda de empleo.