Qué Pasa si Me voy de la Empresa sin Dar los 15 Días

15 dias

Cuando damos por finalizado nuestro periplo laboral en una empresa debemos tener en cuenta antes algunos detalles importantes: pero lo fundamental siempre es intentar quedar bien con la empresa de la que nos vamos y dar los 15 días de plazo que determina la ley porque si no, ¿qué puede ocurrir?

Irse del trabajo sin avisar

Las ganas de irnos de un trabajo, un incómodo desencuentro, nos ha salido un nuevo trabajo… hay veces que decidimos irnos de forma precipitada de un trabajo y sin dar muchas más explicaciones. Algo que puede dejar en shock a compañeros y jefes y perjudicar el funcionamiento lógico de la empresa. Al final todo trabajo es una cadena y nuestras decisiones afectan a un equipo pero ¿qué pasa si me voy de la empresa sin dar los 15 días?

Analizamos la situación a continuación y te aconsejamos cómo debes proceder.

¿Puedo dejar mi trabajo sin dar los 15 días?

Una dimisión del trabajador sin dar los 15 días nunca es una forma recomendable de terminar cualquier relación laboral, sobre todo por dos motivos.

Por un lado, esta no da derecho a la prestación por desempleo que sí se hubiera generado si se cumplen los tiempos contractuales o así se pacta con la empresa. Y ni tampoco se tiene derecho a indemnización.

Hay casos dónde el trabajador y la empresa, pese a que no se dan estos 15 días, deciden llegar a un acuerdo pero esto puede ser contraproducente para ambos sobre todo para la empresa ¿y por qué? Porque en realidad se trata de un fraude a la Seguridad Social que puede perjudicar tanto al empresario, con la correspondiente sanción económica, como al trabajador, que puede perder otras prestaciones generadas. Para que esta decisión puede ser considerada como despido disciplinario, es obligatorio que se notifique mediante una carta de despido en la que se indiquen las causas del despido.

Formas no recomendables de abandonar el trabajo sin avisar 15 días antes

Existen dos tipos de estos abandonos aireados y sin contemplaciones, repentinos y sin avisar. Y ninguno de ellos son recomendables aunque, lamentablemente, suelen sucederse. Huelga decir que la seriedad y hacer bien las cosas siempre debe ser la tónica habitual en estos casos.

Abandono del puesto de trabajo

Es la marcha repentina del trabajador sin avisar a nadie o casi nadie, como suele decirse de la noche a la mañana. El trabajador no comunica nada y ya no acude más a su puesto de trabajo sin justificación alguna.

Es en este momento cuando la empresa, sorprendida, debe averiguar qué ha pasado antes de notificar a la Seguridad Social el fin de la relación laboral. Es imprescindible saber que el trabajador ya no quiere volver más a su trabajo para tomar una decisión u otra.

Normalmente, la empresa se pone en contacto con el trabajador mediante burofax, o a través del correo electrónico, email o incluso whatsapp para conocer la causa. Se debe esperar un plazo de tres días antes de actuar por parte de la empresa aunque ésta también puede proceder a un despido disciplinario por ausencias injustificadas en su puesto de trabajo.

En este caso el trabajador no tiene derecho a indemnización, aunque si la empresa opta por el despido sí que puede solicitar la prestación por desempleo, ya que de cara a la Seguridad Social no es una baja voluntaria sino un despido.

Baja voluntaria

Aquí el trabajador se va de la empresa sin dar los 15 días pero, al menos, sí comunica su decisión. Normalmente ésta debe hacerse por escrito destacando la fecha de comunicación y la fecha del último día que va a acudir a su puesto de trabajo. También se puede hacer mediante notificación, burofax, email, whatsapp… Es importante saber que la baja voluntaria viene regulada en el apartado d) del artículo 49 del Estatuto de los Trabajadores. Eso sí, el trabajador no tendrá derecho a prestación por desempleo y es algo que debe tener muy en cuenta.

¿Quieres cambiar de Empleo?

En Gestora Laboral Mediterránea te asesoramos y resolvemos todas las dudas que puedas tener en materia de búsqueda de empleo