Lenguaje corporal en una entrevista de trabajo

Lenguaje corporal en una entrevista de trabajo

Hablar, aunque lo parezca, no es lo más difícil de gestionar en una entrevista de trabajo. Sentimos decírtelo pero hay una cosa mucho más difícil de controlar y que, a veces, dice mucho más de nosotros que lo que podamos explicar con palabras o con nuestro CV. Es el lenguaje corporal. Cómo nos movemos, los gestos que hagamos, la mirada… todo forma parte de nuestro lenguaje corporal en una entrevista de trabajo y debemos tenerlo en cuenta. 

El lenguaje corporal, o también llamado lenguaje no verbal permite al entrevistador recopilar información sobre el candidato al puesto de trabajo. Puede deducir, por ejemplo, si se trata de una persona proactiva, tímida o, incluso, valorar si se adaptaría bien o no a trabajar en equipo.

Parafraseando a Albert Einstein: “Si quieres entender a una persona, no solo escuches sus palabras, observa su comportamiento”

Cada persona tiene su propia forma de expresarse y su personalidad hace que se mueva de una manera u otra pero, a veces, los nervios nos juegan malas pasadas y no nos damos cuenta de cómo son nuestros gestos y qué es lo que estamos transmitiendo con ellos. ¡Cuidado! Practica en casa delante de un espejo e intenta evitar los 5 siguientes gestos:

Lenguaje corporal en una entrevista de trabajo

5 Gestos que debes evitar en una entrevista de trabajo

  • Apretón de manos débil y evitar el contacto visual. Dar la mano y la mirada son el primer contacto que tendrás con tu entrevistador, para demostrar seguridad, interés y firmeza el apretón de manos debe ser contundente y, además, no olvides mirarle a los ojos.
  • Esconder las manos. Las manos deben estar visibles y, sin pasarte, gesticular con ellas. Nada de meterlas en los bolsillos, dejarlas bajo la mesa cuando te sientes o sujetando el abrigo que tienes en las piernas. Si lo haces, demuestras inseguridad y pasividad.
  • Tocarte el pelo o cualquier parte de la cara. Si lo haces de forma repetida demuestras nerviosismo y dudas, además obstaculizas la comunicación con el entrevistador.
  • Sentarte al borde de la silla y/o golpear con los dedos en la mesa. Ambos gestos demuestran impaciencia, al igual que mover las piernas arriba y abajo.
  • Balancear un pie si tenemos las piernas cruzadas. Puedes transmitir la sensación de que te estás aburriendo.

No todos los gestos que puedes hacer en una entrevista de trabajo tienen connotaciones negativas, hay algunos que, si los haces, pueden ayudarte a convertirte en el candidato perfecto.

5 Gestos que transmiten una imagen positiva en una entrevista de trabajo

  • Asentir con la cabeza cuando habla el entrevistador. Hazlo de vez en cuando, demostrarás interés.
  • Mantener una postura erguida pero sin tensión. Darás a entender a tu entrevistador que eres una persona segura de ti misma y que no estás nerviosa.
  • Inclinarte hacia delante. Si lo haces de forma esporádica durante la entrevista de trabajo demostrarás atención.
  • Sonrisa. Cuando llegues y cuando te vayas, ¡sonríe!, y por supuesto, durante la entrevista si surge la ocasión. Una sonrisa sincera siempre transmite positivismo y buena energía.
  • Tocarte ligeramente el mentón mientras asientes. Es un gesto algo más sutil, pero demuestra firmeza y toma de decisiones.

 

En conclusión

El lenguaje corporal en una entrevista de trabajo puede ser un gran aliado o uno de tus peores enemigos, todo depende de cómo lo controles. La clave está en la reparación. Cuanto más preparado vayas a la entrevista, menos nervios tendrás y podrás fijarte en los gestos que haces.

¿Buscas trabajo?

En Gestora Laboral Mediterránea te asesoramos y resolvemos todas las dudas que puedas tener en materia de búsqueda de empleo.