soft skills - GLM

¿Qué son las soft skills y por qué son tan importantes? ¿Qué soft skills son las más demandadas en 2022?

Las soft skills podrían definirse como el conjunto de habilidades que se requieren para tener éxito en el trabajo y que se relacionan directamente con la forma de ser y la mentalidad del trabajador.

Se trata, por tanto, de aptitudes que no están relacionadas tanto con la formación como con el comportamiento, de ahí que no sean detectables en un currículum convencional.

La import ancia de las soft skills en el entorno laboral actual

Las soft skills, conocidas también como habilidades o competencias blandas, determinan cómo una persona interactúa en sus relaciones con los demás, algo cada vez más valioso para las empresas interesadas en crear un buen ambiente laboral que garantice la retención del talento.

La empatía, la comunicación, las habilidades sociales, la creatividad, la inteligencia emocional, la capacidad de aprendizaje o el pensamiento analítico son algunas de las soft skills con especial relevancia en el entorno digital.

De hecho, según un informe de LinkedIn, actualmente el 57 % de los directivos considera las soft skills más útiles que las hard skills, tradicionalmente más valoradas.

Soft Skills vs. Hard Skills. ¿Cuál es la diferencia?

Hasta hace unos años, en la contratación de personal se tenían en cuenta las «hard skills», es decir, aquellas habilidades del trabajador que pueden aprenderse y, sobre todo, que son fáciles de cuantificar, como presentar una titulación concreta, dominar un idioma o tener la formación para manipular maquinaria especializada.

En el caso de las soft skills, hablamos de habilidades subjetivas e “interpersonales» que tienen que ver con la forma en que un individuo se relaciona con otros, y que son difíciles de cuantificar.

Las 6 soft skills más demandadas en  2022

Desde GLM hemos recogido algunas de las soft skills más demandadas por las organizaciones en la actualidad.

  • Resolución de problemas

Las empresas valoran más que nunca la capacidad para afrontar problemas y resolver imprevistos o conflictos. Las personas con esta habilidad se consideran profesionales muy valiosos por ser más eficientes, resolutivos y proactivos.

  • Flexibilidad y capacidad de adaptación

La pandemia es solo un ejemplo más de la importancia de poder adaptarnos a nuevos entornos y métodos de trabajo de manera rápida. Que una persona sea flexible y pueda adaptarse es crucial para que integre nuevos procesos, adquiera nuevas funciones o afronte nuevas responsabilidades con éxito.

  • Inteligencia emocional y empatía

Cada vez más expertos relacionan inteligencia emocional y liderazgo. Ser capaces de conectar con compañeros o empleados y de establecer relaciones de calidad es algo muy positivo, y se considera clave para formar equipos de trabajo en entornos laborales colaborativos.

  • Capacidad de comunicación

No se trata únicamente de hacer bien nuestro trabajo. También debemos transmitir ideas o saber qué, cuándo y cómo decir las cosas.  En este sentido, la comunicación es una de las soft skills tradicionales con más vigencia hoy en día. Si, además, tenemos en cuenta que el trabajo híbrido ya no es algo excepcional, la importancia de comunicar por distintos canales y adaptarse a distintas audiencias es básico.

  • Responsabilidad ética

O dicho de otra forma, las empresas quieren que las personas que se incorporan a su organización sean honestas, íntegras y con valores personales. En un entorno volátil, afrontar los cambios con estos criterios es inspirador y transmite positividad y confianza.

  • Gestión de tiempo eficiente

Planificar y organizar bien el tiempo es una cualidad muy valorada por cualquier tipo de empresa. En este sentido, saber qué tareas se pueden delegar y cuáles son las prioridades en cada momento permitirá que un trabajador o un equipo sean más eficientes.

Cómo mejorar nuestras soft skills o competencias blandas

Aunque algunas soft skills forman parte de la conducta y de las características innatas de una persona, existen  técnicas para trabajar sobre ellas y mejorarlas.

Por ejemplo, podemos realizar formaciones que contribuyan al desarrollo de ciertas soft skills, como aprender a trabajar en equipo, mejorar la comunicación o estimular el pensamiento creativo.

Igualmente, desde las empresas se debe promover la aplicación de las soft skills en la cotidianidad, fomentando la actitud conciliadora y el pensamiento crítico en el día a día,  y ofreciendo a los empleados un feedback constante para que sientan que pueden expresarse libremente y que son escuchados.

En este mismo sentido, la promoción de las soft skills implica que los empleados hagan actividades conjuntas, como formaciones, charlas o presentaciones en las que puedan participar de manera activa e interactuar entre ellos. En GLM contamos con un equipo de profesionales con años de experiencia en la orientación de los equipos de nuestros clientes.

Además, las empresas que deciden trabajar las competencias blandas de sus empleados suelen encargarles responsabilidades que van más allá de sus tareas cotidianas y que, en ocasiones, ni siquiera están relacionadas con su trabajo, como organizar actividades after work, llevar el control de tiempos o ser portavoces para comunicar el progreso de un proyecto.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram

Por qué es tan importante la formación de los empleados

¿Te planteas cambiar de trabajo? Mira estas recomendaciones

¿Quieres estar al día?

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas las últimas novedades de nuestro blog.

Categorías