Perfil de trabajador que demandan las empresas

Perfil de trabajador que demandan las empresas

Uno de los grandes retos de las empresas es conseguir que sus trabajadores sean transversales y proactivos. Es decir, que sean personas con la capacidad de anticiparse a los eventos y problemas futuros (y encontrar soluciones a ellos) y de adaptarse de manera eficiente a sus nuevas tareas y entorno laboral. De hecho, la proactividad, junto con el dinamismo, la motivación o la experiencia, pueden ser fundamentales en una contratación, incluso por encima de la formación. 

Evidentemente, las cualidades para un trabajo son diferentes según el sector e incluso la empresa. Pero, aun así, existen una serie de cualidades positivas para un trabajo en cualquier contexto e independientemente de las responsabilidades del puesto. Estas características, demandadas en el perfil del trabajador, pueden cambiar según las necesidades de la empresa, de la misma forma que los trabajadores valoran lo que les motiva para permanecer en una compañía de forma distinta en las diferentes etapas de su vida profesional.

A continuación vamos a exponer una relación de las cualidades de un buen empleado y cuál es el perfil de trabajador más demandado por las empresas. 

Perfil del trabajador: competencias, técnicas y profesionales

En primer lugar, a la hora de valorar el perfil de un futuro trabajador o trabajadora, las empresas valoran tres tipos de competencias:

Por una parte, estarían las competencias básicas, es decir, todas aquellas que convierten a un candidato en apto para un puesto de trabajo concreto. Dentro de estos requisitos puede haber algunos imprescindibles, como tener una titulación o dominar un idioma.

Por otra parte, estarían las competencias técnicas. Estas competencias hacen alusión a todos aquellos conocimientos que una persona adquiere para completar su formación específica. Estos conocimientos no son obligatorios, pero permiten al candidato realizar su trabajo de manera más eficiente. Por ejemplo, un comercial o un dependiente que se capacita en el uso de una serie de herramientas digitales aplicadas a su sector, o un profesor que hace un curso sobre innovación educativa para un colectivo concreto.

Por último, al estudiar el perfil del trabajador, las empresas también valoran sus competencias profesionales o transversales. Normalmente, estas competencias no son tan objetivas como las anteriores, y suelen ser distintas en cada candidato, de ahí que puedan ser determinantes para una contratación. Dentro de estas competencias, desarrolladas de manera personal (es decir, no se adquieren sino que se tienen de manera innata o se van aprendiendo con la experiencia), se valoran todas aquellas habilidades y aptitudes que ayudan a desarrollar cualquier trabajo de forma exitosa.

¿Qué buscan las empresas en los candidatos? 5 características

La formación y la experiencia profesional son dos aspectos muy valorados en las empresas, pero no son los únicos ni tampoco son los más importantes. De hecho, no es extraño que al elaborar el perfil de trabajador que se busca para cubrir un puesto, el empleador priorice a aquellos candidatos con mayor inteligencia emocional, motivación, compromiso, implicación, capacidad para trabajar en equipo y, por supuesto, productividad.

Si tenemos esto en cuenta, los mejores perfiles de trabajo en una empresa corresponden a personas con las siguientes competencias transversales:

  • Polivalencia

En un mundo en constante cambio, presentar habilidades en diferentes campos y una capacidad de adaptación rápida pueden hacer que tu perfil profesional sea mucho más atractivo para las empresas.

  • Visión estratégica

Las acciones de las empresas tienen unos objetivos concretos y todos los miembros intervienen, de una forma u otra, en su consecución. La visión estratégica hace que las personas tengan la capacidad para ver su trabajo no como algo individual sino como parte de un todo, algo básico para conseguir objetivos comunes.

  • Inteligencia emocional

Las emociones juegan un papel vital en nuestro día a día, y gran parte de nuestras decisiones están influenciadas de alguna manera por lo que sentimos. Algunas personas tienen un dominio de sus emociones mucho más desarrollado que otras, lo que hace que puedan gestionarlas mejor. Pero, ¿por qué la inteligencia emocional se considera un valor importante en el perfil de un trabajador? Especialmente en los puestos de coordinación o de responsabilidad, una persona con más inteligencia emocional puede generar un ambiente laboral que facilite el trabajo en equipo con trabajadores, proveedores y clientes.

  • Actitud positiva

Las empresas buscan incorporar a sus plantillas a personas que, además de un buen perfil profesional, también tengan aptitudes como la positividad. La actitud es fundamental, en la vida y en el trabajo. Por norma general, las personas con una actitud positiva están más motivadas, buscan superarse constantemente y están abiertas a los cambios, tres características muy bien valoradas por cualquier empleador.

  • Lealtad

El perfil del trabajador ideal se corresponde con el de una persona creativa, productiva y, por supuesto, comprometida con su trabajo. Por eso, si hacemos un listado de qué piden las empresas para contratar, una de las cosas más importantes es que los candidatos encajen con la cultura de empresa y son sus objetivos: cuanto más se identifique con ellos, más se implicará en su trabajo.

Las empresas buscan perfiles de trabajador que encajen con sus necesidades. ¿Quieres conocer las capacidades que valoran las empresas grandes para seleccionar a sus candidatos? En GLM somos expertos en gestión de recursos humanos y resolveremos todas tus dudas en materia de búsqueda de empleo. ¡Contacta con nosotros!

Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram

¿Qué son las soft skills y por qué son tan importantes? ¿Qué soft skills son las más demandadas en 2022?

Adapta tu empresa a la Reforma laboral

¿Quieres estar al día?

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas las últimas novedades de nuestro blog.

Categorías